«La Plata» El gran futuro de México

La Plata y el gran futuro de México

México es el primer productor mundial de plata. ¿Qué sucedería si Banxico, siguiendo el ejemplo de China, decidiera adquirir toda la plata producida en México, para sus reservas?  La desaparición del actual sistema monetario internacional ya está en proceso. En un futuro no lejano, la producción nacional de oro y de plata será factor clave para que México siga en desarrollo y pueda superar los trastornos inevitables que acompañarán el fallecimiento del sistema monetario actual.

En 2015, la producción de plata en México fue de casi 190 millones de onzas Troy. Los analistas piensan que la producción mundial de plata comenzará a descender en los años siguientes, pero sus cálculos los formulan en la suposición de que el entorno financiero permanecerá sin cambios importantes. No se toma en cuenta un posible aumento en el precio internacional de la plata, que fomentaría mayor producción de plata, al permitir adicionales inversiones en minería. Fundos mineros importantes, cuyas leyes no son explotables económicamente a los precios actuales, podrían entrar en producción.

Podemos estimar una producción de plata, por parte de México, de 160 millones de onzas anuales, como un nivel de producción sostenible en el curso de los años próximos.

México es el primer productor mundial de plata. ¿Qué sucedería si Banxico, siguiendo el ejemplo de China, decidiera adquirir toda la plata producida en México, para sus reservas? Sustraer de la producción mundial de la plata, no se diga 100% de la producción de plata de México, sino sólo un pequeño porcentaje de la misma, daría por resultado un brinco considerable en su precio. Primero, porque cuando un banco central toma tal medida, los mercados le atribuyen gran importancia a ese hecho. Segundo, porque cualquier sustracción de plata en bruto de los mercados tendrá repercusiones desproporcionadas sobre su precio: el precio de la plata se controla en NY mediante enormes transacciones de compra-venta, pero de éstas resulta una entrega de plata física que es prácticamente nula.

El movimiento de plata física para inversión, por comparación con el volumen de compra-venta de plata en contratos de papel, es minúsculo, por no decir microscópico. Luego, una sustracción relativamente pequeña de la entrega de plata física al mercado, fácilmente podría causar una duplicación de su valor –no solamente de la plata vendida por México en el extranjero, sino de las reservas en plata de Banxico, realizables en cualquier momento.

México tiene todo el derecho de defender el precio de su plata –un recurso no renovable– para beneficio de la industria minera del país, contra la manipulación que ejercen los EUA para mantener deprimido su precio. Banxico compraría la plata a los mineros mexicanos y les pagaría en pesos mexicanos, el equivalente del precio en dólares de la plata comprada. Como los mineros requieren de dólares para cumplir con compromisos contraídos, y para comprar con dólares equipos e insumos que son de importación, por su equivalente, el efecto sobre las reservas de dólares de Banxico sería un cargo, y así estaría, en efecto, cambiando una porción de sus reservas en dólares, por reservas en plata que podrían duplicar su valor, no así en dólares.

La propuesta

El peso de plata mexicano fue moneda de curso legal en el oeste de los Estados Unidos, hasta el año 1857. La plata mexicana circuló en China hasta – ¡1935! Gracias a la plata y al comercio con China que se hizo posible con ella, la Ciudad de México se convirtió, durante la época de la Colonia, en una de las ciudades más ricas del mundo.

La plata amonedada de nuestra histórica Casa de Moneda tiene un futuro promisorio en el mundo de mañana; tanto en China, como en muchos otros países que ansiosamente desearían poseer estas monedas, cuyos exportadores estarían bien dispuestos a recibirlas en pago de sus exportaciones a nuestro país, especialmente porque en cuanto se presente la defunción del sistema monetario del dólar, nuestras onzas subirán de valor monetario en múltiplos de su actual precio.

El actual sistema monetario del mundo, basado en el dólar, está en su lecho de muerte. Una moneda fiat –como lo es el dólar– no podrá ser reemplazada por otra moneda fiat. El mundo forzosamente tendrá que retomar al oro como la moneda mundial; la plata sin duda alguna va a complementar al oro como dinero mundial, porque así ha sido en toda la historia. Es muy probable que el Bloque Euroasiático inicie la transformación monetaria del mundo, a su debido tiempo.

No sabemos qué configuración tomará la adopción del oro como moneda del mundo, pero posiblemente signifique que las diversas monedas del mundo volverán a ser, como ya lo fueron, simples representantes de cantidades fijas de oro. La plata tendrá siempre un valor relativo respecto al oro, mismo que será necesariamente fluctuante, pero sin duda alguna, su valor será mucho mayor al que hemos conocido. La fluctuación en el valor de la plata respecto al oro es susceptible de reducirse, más no es posible eliminarla: ignorar este hecho ha sido la piedra sobre la cual han encallado todos los sistemas bimetálicos que han existido.

Es evidente que Banxico no podrá equivocarse al comprar plata para sus reservas: al hacerlo, se fortifica ante la caída del dólar como moneda mundial y al mismo tiempo, alienta poderosamente a la industria minera mexicana, en provecho de la economía nacional. La plata está ligada al gran futuro de México”.(fuente:elhorizonte.mx)

Comments are Disabled